Acerca de

Acerca del Autor:

Si buscas saber de mí tengo que confesar que mi currículo es más personal que profesional, no tengo grandes premios para deslumbrarte, solo mi historia:

Desde que tengo memoria mis padres siempre han estado peleados; en segundo de primaria tenía una profesora que decía a menudo “nos va a dar el día del juicio”, y yo me preguntaba por qué hablaba del juicio de mis padres. Mi ingenuidad infantil causó muchas risas en su momento, pero yo estaba tan olvidado que me evadí en mi imaginación.

Con 8 años escribí algo parecido a un primer libro; un cuento, de un cuaderno entero de extensión, que contaba una historia que ya no recuerdo. Sé que el cuento no lo llegó a leer ningún adulto y, por desgracia, se perdió en el tiempo, cual anillo único. No te preocupes, estoy en condiciones de afirmar que no era ninguna joya de la literatura.

A los 14 superé varios exámenes de unas olimpiadas matemáticas, quedando entre los mejores de mi región, así que pensé que, si se me daban bien las matemáticas y me gustaba imaginar, crear y dibujar: arquitectura era mi carrera. Esa idea me llevó a una formación profesional de edificación y luego a cursar arquitectura técnica.

Pero estos años de carrera no me han llenado, y mi imaginación siempre ha estado ahí buscando poner lo que me falta. Esta se vio alimentada cuando descubrí el rol, con la excusa de jugar al rol empecé a escribir historias de mis personajes, a ir más allá de las tramas que me proponían, a querer conocer mejor a esos héroes y no tan héroes, poniéndoles en situaciones interesantes en mis textos, a ver como reaccionan.

Hará cuatro años empecé a sufrir algunos problemas de salud; incluso me tuve que operar hace un año, pero ni así he recuperado del todo. Esto me ha hecho replantear mis prioridades e intereses, buscar algo que me llene; ¿por qué no plasmar mi imaginación por escrito?

Como sé que me faltaba formación y práctica para que mis textos merezcan ser leídos, me he puesto a trabajar como un loco; he peleado a diario contra mis achaques para alcanzar un nivel con el que hacer disfrutar a todo el que me lea.

En los últimos años he participado en talleres de escritura, he devorado blogs de literatura, me he puesto a leer como nunca y he realizo cursos; pero sobretodo no dejo de escribir y estoy terminando mi primera novela.

Aunque han pasado cuatro años desde que empecé, este año he reunido la suficiente confianza para empezar este blog. Aquí, quiero construir mi mundo de fantasía a través de relatos. Además, he pensado en contaros los pasos que estoy dando para convertirme en escritor y en compartir algunas aficiones.

Para los que necesitais datos técnicos, es importante aclarar que me llamo Eduardo Tapia Quesada, nací en el 85 en la ciudad de Cáceres, pero vivo actualmente en La Coruña.

He elegido como apodo E.Q. «de la Torre» porque quiero reconstruirme a mi mismo. “De la Torre” es el apellido de mi abuela, que es la persona que siempre me ha apoyado, también me ha parecido apropiado para alguien que escribe fantasía ¿no? No te cortes en llamarme Eduardo, de la Torre o como te parezca más cómodo.


Acerca de Kéningar

Los primeros esbozos de este mundo se gestaron como una campaña de rol en el 2009. Nuestro director de juego, Adrián (AKA: Raghart) plasmó ideas para su mundo en varias campañas. De entre las que conozco, la más importante para el desarrollo del mundo, fue “la conquista de Nerivia”, pero también jugamos otras campañas adaptadas a su mundo.

Yo y mi vicio de querer dar más y más trasfondo a mis personajes, de empezar a imaginar historias de su pasado, dejaron pequeños los esbozos de Etosa de Raghart. Con su bendición y con pena porque no haya querido involucrarse a fondo, me puse a escribir cada vez más. Al principio era con la esperanza de seguir la partida y así tener después un mundo y personajes mas elaborados, pero por el 2012, mi siempre difícil situación familiar se agravó con la muerte de mi abuelo y mis problemas de salud. Esto me hizo replantearme todo; llegué a la conclusión de que me gustaba mucho escribir historias y, más en concreto, esta historia.

Así, de alguna forma estoy haciendo mío lo que partió de una idea de Raghart, que a base de trabajo y esfuerzo ha evolucionado y ganado en profundidad hasta crear algo nuevo. Ahora Kéningar ha evolucionado de forma propia y personal, para presentaros historias de vuestro deleite.