La Loba de al-Ándalus, de Sebastián Roa. Reseña.

Salvando notables diferencias, podría comparar La Loba de al-Ándalus con el primer libro de Canción de Hielo y Fuego. La forma en que relata la acción con el foco en múltiples protagonistas; el carácter humano y despiadado de los personajes, cada uno con sus defectos y virtudes; todo junto a la idea de un poderoso enemigo que amenaza a los gobernantes de Sharq al-Ándalus, un próspero reino de taifa que comprendió toda la comunidad Valenciana y Murcia en el siglo XII.

Pero empecemos por el principio: Llegué a este libro buscando entre la sección de libros del hipermercado algo interesante y me llamó la atención en muchos aspectos. Por una parte me interesaba conocer más de al-Ándalus desde el punto de vista musulmán, por otra su generoso tamaño (más de 900 páginas contando apéndices) junto a su precio ajustado también me tentaron. Igual que su estupenda portada.

Fue un impulso, pues no había leído aún al autor. De hecho, por la portada no me hice una idea real del libro, y “temí” que pudiera ser una novela romántica. Fue al empezar a leerlo cuando encontré que, si bien el romance es uno de sus ingredientes, es sin duda una novela histórica con más tintes eróticos que románticos.

Al principio me constó un poco leerlo, pues el libro goza de profusas descripciones que pueden ocupar páginas enteras y lo vuelven lento al comienzo. La edición, además, tiene una letra compacta y que apura el margen interno hasta dificultar la lectura durante las páginas centrales (cosas de la edición económica). Sin embargo, conforme avancé entre sus páginas me fui acostumbrando a aquel lenguaje florido, que llega a transmitir muy bien las sensaciones descritas.

El ritmo mejora conforme avanzas: menos descripciones, más acción, más amenazas para el protagonista, más telarañas de intrigas para la protagonista.

Aunque una mujer da título al libro, el personaje principal es su marido, el rey Lobo. Dicho esto, la astucia y genio de la Loba no está en absoluto relegada en la historia, dando pinceladas de color y frescor con sus maneras para ser un gran baluarte del reino.

Este libro es también la lucha de una mujer por un sueño compartido con su marido, su pelea por ser más en el mundo del siglo XII musulmán, por no ser solo una obra de arte viviente en aquella corte exuberante que nos describe Sebastián Roa. Y vaya si lo consigue, de hecho, una de las cosas que más me ha encandilado del libro son los métodos que tenían las musulmanas (no solo la protagonista) para ser claves en moldear el destino de los reinos a pesar de las dificultades de la época.

En cuanto a la cantidad de erotismo, La Loba de al-Ándalus estaría más cerca del nivel de sexo de la serie Juego de Tronos que del libro, con todo el despliegue sensual de la España musulmana que rindió al placer y la buena vida a tantos fanáticos africanos siglo tras siglo. El libro goza de descripciones sexuales explicitas de varias páginas, sobre todo durante la primera mitad.
Pese a todo, me ha sorprendido —para bien— que todo el erotismo del libro esté hilado y justificado, ya sea para crear un contraste entre los fanáticos almohades y la feliz tierra del Sharq o para introducir a personajes que luego tendrán un papel en la historia.

Lo mejor de todo es leer la nota histórica al final y quedarte con el buen sabor de boca de que, además de disfrutar un relato excelente, has aprendido un trozo de historia. Muy pocos personajes o eventos del libro han salido de la imaginación del autor y casi todo tiene una documentación real que lo respalda. Igualmente, su lenguaje está bien adaptado al estilo musulmán con un extenso glosario y bibliografía con las que aprender o contrastar la información. El libro está poblado de versos escritos por los propios personajes históricos u otros poetas y poetisas musulmanes, lo que es otra gota más del conocimiento y belleza de la época.

En Goodreads he puntuado este libro con cuatro estrellas de cinco, y si no he ido de cabeza a por la quinta es por ese principio en el que me costó un poco seguir frente a las extensas descripciones y las imperfecciones de la edición.

El Imperio Almohade a medidados del siglo XII

El libro incluye un mapita separado para situarte en cada momento.

 


Ficha técnica

Título: La Loba de al-Ándalus
Autor: Sebastián Roa
Editorial: Ediciones B
Páginas: 944 (Edición de bolsillo)
Precio: 12.95€ (edición limitada tapa blanda) 28€ tapa dura y 7,99€ en eBook.

Sinopsis de contraportada:

Mediados del siglo XII. La última gran taifa de al-Ándalus se halla en su momento de mayor prosperidad: ciudades felices y lujosas se extienden desde la desembocadura del Ebro hasta las costas de Almería, gozando de la paz y la amistad de los reinos cristianos; los trovadores recorren sus caminos, se componen los cantares de gesta y la poesía andalusí ameniza banquetes y orgías.

Al frente de ese reino están un hombre y una mujer: el rey Lobo, un musulmán descendiente de cristianos y llegado al trono por méritos propios, curtido en las guerras de frontera y fiel cumplidor de sus pactos con los cristianos, y su favorita Zobeyda, mujer de legendaria belleza e inteligencia sibilina, que persigue el cumplimiento de una extraña profecía.

Pero al otro lado del Estrecho afilan sus armas los ejércitos almohades, la poderosa máquina militar regida por el fanatismo que ha abandonado sus montañas africanas para aniquilar a los adoradores de la cruz. Mientras tanto, los cristianos de la península Ibérica están más preocupados por sus rivalidades que por unirse para defender sus tierras. Así, solo el rey Lobo y Zobeyda se interponen entre las hordas invasoras y los incautos reyes del norte.

La Loba de al-Ándalus es el relato de un hito épico en el que se decidió el destino de lo que después se llamaría España. Una lucha de poder narrada con lenguaje directo y evocador, y que alterna acción, romanticismo e intriga en una época apasionante de héroes, lealtad, traición, grandes batallas y pasiones desbocadas.


¿Y tú, has leido La Loba de al-Ándalus? Me encantaría saber que te ha parecido. Ponte cómodo y deja tu opinión en los comentarios.